Sassone Tartufi


Trufas y recolectores de Trufas, Historia de un amor

Sassone Tartufi nace de una pasión. A finales de los años Noventa, el amor por un amigo de cuatro patas, ha llevado Egidio Sassone, un chico joven de Rocca Imperiale, pueblo de Calabria, a comprarse su primer perro trufero. Como sucede a menudo, la búsqueda de la trufa, actividad practicada por Egidio en el tiempo libre como ocio, con el paso de los años, asume siempre mayor importancia, tanto como para convertirse en una actividad comercial; Egidio de hecho amplia la recolección de este precioso tubérculo, con la colaboración de recolectores profesionales de trufa de la zona.
Sassone Tartufi se encuentra en el pueblo de Rocca Imperiale, pequeña aldea medieval en la frontera entre Calabria y Basilicata rico de historia y cultura, famoso por sus limones Igp, oro che brilla en los barrios de la aldea, que se refleja en el mar Jonio: un territorio fértil rodeado de colinas, donde en los bosques tiene lugar la búsqueda de trufa.

El amor por la naturaleza y el vínculo con sus fieles perros amigos, acompañan a Egidio en esta “aventura” a la búsqueda de un producto de buen gusto que pueda llegar a vuestras mesas, rico del amor que él siente en la búsqueda de las trufas. La experiencia acumulada en los años garantiza la selección de los mejores productos del bosque, que puedan haceros probar la autenticidad y la bondad. El objetivo de Sassone Tartufi es el de transmitir la propia auténtica pasión por los productos naturales de la tierra y dar a conocer la gama de productos procedentes de Calabria y Basilicata a los amantes de la buena comida de todo el mundo.